Nadie te avisó.
Publicado el 12 octubre, 2014

Reconoce lo que te está pasando. Consumes y te distraes mientras tu infelicidad va en aumento. No estás deprimida estás confundida.Nadie te preparó para esta realidad compleja y cambiante.

Sientes necesidad de relacionarte y estar conectada. Quieres amar, disfrutar y aprender con los demás. Estas biológicamente condicionada para convivir, colaborar, cuidar a los demás.

Te dejas enredar por un cerebro histriónico que está programado para sobrevivir, imaginar peligros, surgir, obedecer, obcecarte y sufrir. No hay peor cárcel que la que te fabricas con tus juicios, creencias, hábitos, miedos, expectativas y baja autoestima.

Pero ahora sabes poner en práctica el potencial de tu cerebro y estás desarrollando habilidades y competencias que te ayudan a sacar a la luz tu naturaleza social y creativa. Simplemente necesitas entrenarlas. Es voluntad. Empieza a trabajar tu mente como aprendimos en el siglo XX a trabajar y cuidar el cuerpo.

Cambiar un hábito es siempre difícil, pero cambiar un hábito emocional y personal es particularmente más difícil. Has desarrollado hábitos que se  han convertido en una opción automática en tu celebro y que te parece lo natural y lo correcto. Para romper ciertos hábitos tienes que llegar a hacer un pacto consciente con una misma.

Se consciente de tu vulnerabilidad y susceptibilidad frente a fuerzas sociales que te rodean ( para bien y para mal ) . Has aceptado una herencia enorme y también tienes una enorme capacidad para superar y reparar las circunstancias de tu vida.

Conoces la remodelación molecular. No sólo cuentan tus primeras fases de la vida, puedes elegir cómo vivir bien hoy. Necesitas el amor de los demás.  Necesitas aprender a conectar con los demás, elegir cuidadosamente, día a día como te relacionas y te comunicas. Con el tiempo tu cuerpo generará menos hormonas de estrés y te sentirás mejor.

Hay otra forma de vivir, relacionarse y trabajar.
Publicado el 11 octubre, 2014

Deja atrás exigencias, sacrificios, frustraciones, procrastinación, ruidos externos, creencias limitantes. Puedes superar esas limitaciones que te has auto-impuesto, aprovechando tus fortalezas, con confianza, soltando, dejando ir, dejando que las cosas sucedan.

Puedes elegir ser la creadora de tu propio destino y sacar a la luz lo mejor de ti misma sin depender de nadie.

Y no lo confundas “no hay nada que hacer” con “no hay que hacer nada”.  Abona el  terreno, crear un espacio adecuado para que las cosas sucedan. Es algo básico: llénate de energía y vitalidad, haz lo que te gusta y divierte, eliminar las fugas de energía y dedícate a actividades placenteras ¿Te gusta el planteamiento? . A mí sí, suena divertido.

Para crear el espacio puedes comenzar  vaciando y simplificando porque el ruido en tu vida y el exceso de cosas disminuye tu capacidad de estar en el presente y en el ahora. En la Presencia es la única forma de lograr plenitud.

Es sencillo, aunque por momentos te resulte difícil. Depende únicamente de ti y de tu elección y no de ningún elemento externo.

Te lo puedes marcar como un reto, objetivo y meta, aunque no olvides que la verdadera plenitud no la vas a conseguir de esta manera. No esperes nada, sin pensar en el futuro, sin expectativas externas.

Empieza a ser feliz ya en este instante y sin necesitar nada más. Eres y tienes ya todo lo que necesitas para ser feliz. Fluye

Actuar desde la Presencia
Publicado el 10 octubre, 2014

Es difícil a partir del estado de conciencia plena pasar al acting como un pollo sin cabeza.

Cuando estás  en la respiración, quietud y silencio eres consciente de por qué y para qué actúas.

Cuando aparece la rumiación en tu cabeza… zas! Te pillas levantándote y dirigiéndote a realizar una acción.

Vuelve un momento a tu estado de quietud. ¿Es este movimiento una reacción inconsciente o una respuesta consciente?

El arte de estar presente también en la comida
Publicado el 9 octubre, 2014

Estáte Presente también en las actividades cotidianas, como por ejemplo en el comer. Al centrarte completamente en el acto de comer, los alimentos y lo que ocurre mientras comes. Comenzarás a disfrutar de verdad de la comida.

Concéntrate totalmente la atención en el proceso de comer, en todos los sabores, olores, pensamientos y sensaciones que surgen durante una comida. Sacarás más jugo a la vida, aprende a sintonizar con la propia sabiduría del cuerpo en lo relativo a qué, cuándo y cuánto comer. Identificar tus hábitos y pautas alimentarias, descubre qué anhelas de verdad. ¿Qué, cuándo, cómo, por qué y para qué comes?. Descubre si tu tienes hambre o el hambre te tiene a ti. Hay otros caminos para satisfacer eso que “sientes necesitas”.

Aprende a reconocer las diferentes clases de hambre en ti; hambre mental o de corazón, hambre visual, olfativo, kinestésico, hambre estomacal, bucal o celular, el hambre que en realidad es sed.

Descubre que en ocasiones es otro tipo de hambre y que necesitas satisfacer con otros alimentos. La belleza, la fragancia, sensaciones, cantidades y tipos diferentes de alimentos, agua, minerales, vitaminas, calmar la mente, intimidad.

¿Cuál es tu asignatura pendiente? Dejar el café, los dulces y la comida rápida, dejar ciertos hábitos y rutinas adquiridas, comer despacio, saborear…

Dolor físico vs dolor social.
Publicado el 8 octubre, 2014

Si el dolor físico te invita a tomar decisiones y comportamientos, la soledad te está invitando a prestar más atención  a tus relaciones, a comunicarte a reparar o crear vínculos.

No estás siendo consciente del enorme impacto mental y emocional que está teniendo en tu vida y el alto coste del peaje que estás pagando día a día por estar estacionada en la parcela de la “soledad”.

Hoy sobrevivimos en lo físico y nos abandonamos en lo emocional.

Generosidad: Tu código innato, biológico, cultural, religioso
Publicado el 7 octubre, 2014

Comprender hasta qué punto siguen siendo legítimas y defendibles  tus creencias y juicios te resultará fundamental. Poner un foco sobre algunos mecanismos con los que actúas te permite comprender el porque de tu forma de vivir.

Por ejemplo, aprendiste que ser generosa con los demás te ayudaba a sobrevivir. Hoy por ti y mañana por mí.

Desde esa necesidad de los demás para sobrevivir , reprimiste determinados instintos naturales para favorecer a tu grupo y para desarrollar comportamientos que favorecieran tu aceptación en el grupo. Has desarrollado empatía, capacidad de sentir remordimientos, celos, culpa,afecto por los demás y el  altruismo recíproco.

Tu generosidad tiene sus raíces en un instinto de supervivencia. Los genes son solo un punto de partida, un condicionamiento que llevas programado. El “hoy por ti, mañana por mí” es sólo la base evolutiva sobre la que se asienta tu tendencia, pero no implica que realices buenas acciones para conseguir que te devuelvan el favor otro día. Los genes no obligan sólo condicionan y te predisponen.

100 años de soledad.
Publicado el 6 octubre, 2014

Recuerda a los Buendía. Los que se encerraban en la habitación, los que salían a perder guerras o los que vivían de parranda en parranda. Reconoce de dónde te viene ese sentimiento de soledad. Te sientes sola en un mundo superpoblado. Sentirse sola te está diciendo que necesitas recuperar las conexiones e intimidad con las demás personas.

El impacto de la soledad es mental, emocional, físico e incluso genético. La soledad, penetra en lo más recóndito de la célula y altera la expresión de los genes. Hoy tenemos evidencias del impacto genético de la soledad. Estudios científicos relacionan el sentimiento de soledad con un debilitamiento del sistema inmunológico, una presión arterial elevada, la producción de más hormonas del estrés, una peor calidad del sueño, peor memoria, deterioro cognitivo.

La genética te ha predispuesto hasta un 48% a sentirte sola. Lo que quiere decir que un 52% de causas de sentirte sola proceden de tu mundo exterior.

No dejes arrastras cuando la tristeza se instala en tu vida más del tiempo necesario para escuchar el mensaje que te viene a transmitir.

Por qué importan tanto los demás.
Publicado el 4 octubre, 2014

Necesitas el amor y la aceptación de los demás para sentirte bien. Te has enredado a lo largo de tu vida en un sinfín de vínculos con diferentes personas. Relaciones que alimentas y mantienes trabajosamente.  Te resistes a romper ciertas relaciones aunque no te aporten nada y aunque duelan. Tu naturaleza te lleva a mantenerte unida sea para bien o para mal.

Dejaste que te enseñaran que tu seguridad, tu salud mental y tu bienestar físico y emocional depende de que los demás te acepten. Mamaste que necesitas medir el grado de ese amor o aceptación según el tipo de emociones que te muestran ( o que crees que te muestran ) y evalúas el grado de aceptación o rechazo, aislamiento o pertenencia. Creciste con una especie de radar especialmente y finamente calibrado para ser sensible a este nivel de muestras.

A partir de la necesidad profunda de pertenencia se articularon tus creencias, ideas, deseos, miedo y todo un sistema de vivir, consumir juzgar y relacionarte con los demás. A partir de lo que ese radar estaba programado a detectar te labraste tu identidad y lo que es más importante el valor y estima que te tenías a ti misma.

Creaste tu forma particular de relacionarte, lo aprendiste de forma inconsciente y no con libros ni cartilla Palau. Te incorporaste a la vida social sin comprender, ni saber poner nombres a lo que te estaba sucediendo en las arenas movedizas dónde saliste a sobrevivir.

Eres una superviviente , tu fortaleza reside precisamente en tu capacidad para adaptarte a cualquier entorno. No necesitas seguir haciendo, diciendo y pensando siempre lo mismo. Eres adaptable y puedes cambiar tus rutinas. Aprendiste  que juntos se sobrevive mejor, nació tu ambición por conquistar metas y transforma el mundo que te rodeaba , querer siempre mejorar las cosas, superarte a ti misma, hacer la mejor versión de ti misma. Comprobaste que estas dotada como ninguna especie del poder de transforma tu entorno a voluntad a la medida de tus necesidades. Cambias de lugar de vivir, de trabajo.  Fabricar herramientas, encuentras recursos y desarrollas habilidades para adaptarte a casi cualquier lugar o situación. Eres buena enfrentándote a retos. Has arrancado de tu materia gris la capacidad de obrar en ocasiones milagros.

Micro-ausencias.
Publicado el 3 octubre, 2014

Desde tu Presencia puedes observar cómo otras personas tienen micro-ausencias, micro-siestas.

Pequeñas desconexiones mientras conversan contigo o en un encuentro.

¿Cuántas tienes tú? Son micro o macro ausencias.  Observa cómo afecta ese hábito a vuestra relación y a la calidad de vuestra conversación.

Libera tensión, no añadas más.
Publicado el 2 octubre, 2014

Cuando estás en la Presencia y atención plena eres más consciente de cómo tendemos a convertir los problema en una montaña.

Una batalla es la que ocurre en la relación o en la situación concreta de conflicto y otra es la que se disputa dentro de tu mente con tu conversación privada primero y con los ecos y repeticiones después.

Estás contribuyendo a que ese conflicto tome más energía, tiempo, espacio y se agrande. No añadas más tensión.

Suscríbete y recibe en tu correo nuestras publicaciones de "Aprendizaje diario".

ACTIVIDADES PROGRAMADAS 2017

EUSKALIT. visitar web

KnowInn. Implantación de metodologías de Gestión.

Gestión emocional y herramientas de Coaching para el desarrollo profesional. Mayo
Liderar en el contexto actual. Mayo.
Compromiso con la sociedad. Octubre.

Directivo21.

Compromiso Social: un factor de beneficio para la Empresa. Abril.

Deportes 3K.

Cuadro de Mando Integral. Abril.
Gestión por Procesos. Mayo.
Gestión de Personas. Septiembre.

FUNDACIÓN EDE. visitar web

Bidera: Liderazgo y emprendizaje social. Febrero.

EMANA visitar web

Coaching de Equipos Bilbao. Marzo.

ESEUNE visitar web

Global MBA. Modulo EFQM. Marzo.