La mente y la máquina de coser
Publicado el 24 mayo, 2015

En algunos hogares aún queda una maquina de coser. No ocupa el mismo espacio, lugar y tiempo dentro de las casas. Desde que Elias Howe la patentó en 1846, se ha adaptado a la finalidad para la que se creó. Una máquina fácil de usar que sacas del armario sólo si hay un roto que coser, un bajo que hacer o un pliegue que coger. Ella se ha adaptado a tus necesidades de realizar los cosidos y no al revés.

Así puedes utilizar hoy tu mente. Sácala del armario si la necesitas para planificar, resolver algo concreto o tomar una decisión. No te la lleves contigo a la celebración con tus amigas. Sería cargar con un peso innecesario sobre tus espaldas.

Suscríbete y recibe en tu correo nuestras publicaciones de "Aprendizaje diario".
Archivo de las Publicaciones: