Cuando volver a trabajar en septiembre se hace cuesta arriba
Publicado el 31 agosto, 2016

Más personas de las que pensamos conviven con esas emociones que calificamos como desagradables cuando comienzan su trabajo tras verano. Un silencioso sufrimiento que educadamente ocultamos delante de personas desempleadas y que resignadamente callamos considerando el trabajo un derecho, una obligación o una necesidad si queremos cobrar al final de mes para cubrir necesidades básicas o creadas como gozar con un nuevo viaje el próximo verano.

De poco nos sirve que medios televisivos, prensa y redes sociales nos invadan las primeras semanas de septiembre con listados de consejos y trucos para paliar lo que han querido tipificar con el nombre de “depresión o síndrome postvacacional”. Desde los conocidos consejos de planificar la vuelta unos días antes, adaptar nuestro horario, descansar 8 horas, incorporar los primeros días una actividad de ocio, pensar en positivo o ver lo bueno de volver a encontrarte con amistades del trabajo, hasta recordarnos que llevemos una dieta nutritiva equilibrada incorporando proteínas y Omega 3 o que decoremos nuestro espacio de trabajo con plantas.

Estas rutinas que nos preparan física, mental y emocionalmente para “sobrellevar” septiembre alivian pero no curan ( si es que de curar algo se tratara ). Miran los síntomas pero no las causas de unas emociones que están ahí también a lo largo del año para recordarnos algunas cuestiones de base.

Creencias desfasadas y la carrera de retos pasa factura más a ciertas edades, pero ocurre en cualquier trabajo, nivel de la organización y a cualquier tipo de profesionales autónomos o vocacionales. El ser humano no ha nacido para ser una máquina productiva si no para desplegar nuestros dones y talentos.

Sin embargo hemos sido entrenados y entrenamos a nuestros hijos y a nuestras hijas para que estén preparados para sobrellevar un horario laboral necesario en la antigua era industrial y en un trabajo actual que puede o no coincidir con nuestras habilidades.

Cumplir ciertos horarios, sin mirar nuestro biorritmo natural y sin atender con flexibilidad a situaciones personales escuchando a Kairos, gastar 8 horas o más en un puesto de trabajo en el que no puedes desarrollar tus dones y talentos no es natural o normal, aunque sea frecuente. No comprendemos el derecho a la pereza aunque todos entendamos el derecho al barbecho.

Nos prepararon para el trabajo y no tanto para la resiliencia. Y lo más importante: olvidaron enseñarnos ( o nosotros no aprendimos ) a cuestionarnos las creencias que nos enseñaron. Podemos aprender cómo empezar cada septiembre con ilusión y motivación. Y como me gusta compartir contigo lo que voy aprendiendo, durante este mes te contaré cómo :

Conocerte a ti mismo, conocerte a ti misma y tomar conciencia de la situación.

Poner en tu vida el propósito de recordar tu propósito y desplegar tus dones y talentos.

Reparar la avería en el Botón On-OF , el encendido- apagado de tu mente.

Convivir con la mala de la película, la fuerza de voluntad o la simple decisión de cambiar un hábito por otro.

Que tengas un mes de septiembre lleno de ilusión y pasión !

Suscríbete y recibe en tu correo nuestras publicaciones de "Aprendizaje diario".

ACTIVIDADES PROGRAMADAS 2017

EUSKALIT. visitar web

KnowInn. Implantación de metodologías de Gestión.

Gestión emocional y herramientas de Coaching para el desarrollo profesional. Mayo
Liderar en el contexto actual. Mayo.
Compromiso con la sociedad. Octubre.

Directivo21.

Compromiso Social: un factor de beneficio para la Empresa. Abril.

Deportes 3K.

Cuadro de Mando Integral. Abril.
Gestión por Procesos. Mayo.
Gestión de Personas. Septiembre.

FUNDACIÓN EDE. visitar web

Bidera: Liderazgo y emprendizaje social. Febrero.

EMANA visitar web

Coaching de Equipos Bilbao. Marzo.

ESEUNE visitar web

Global MBA. Modulo EFQM. Marzo.